Carnismo, o el llamar a las cosas por su nombre

carnismo definicion

Carnismo, ¿qué es y de dónde viene este neologismo?

Al nombrar el sistema de creencias que subyace a los actos de producción y consumo de carne, estamos en mejores condiciones para reconocer que sacrificar animales no humanos para consumo humano no es nada menos que una elección; una elección que se basa en una ideología en la que la dominación y explotación de otros animales que se considera un privilegio humano natural. Decir “Yo como carne” o “Comer carne” denota una acción desprovista de un punto de vista filosófico, mientras que decir “Soy un carnista” describe una elección, una identificación con un sistema de creencias particular. Usando el verbo, comer, en las etiquetas come-carne coloca el foco del consumo de otros animales en lo que uno hace, en lugar de lo que uno es.

El lenguaje es una herramienta poderosa en la formación de valores y creencias. Debido a que el lenguaje refleja y refuerza la cultura, las palabras que usamos desafiarán o reforzarán el status quo. Esta es la razón por la cual, por ejemplo, a los técnicos en laboratorios se les enseña a no nombrar a los animales en los que experimentan, para que no comiencen a percibir la herramienta o el sujeto como un ser. Esta es también la razón por la cual los mataderos se refieren a los animales a los que sacrifican por sus nombres inanimados, incluso antes de que los maten: a los pollos se los llama pollos de engorde, a las gallinas “gallinas ponedoras”, a los terneros a los ternera. Al convertir a los seres en objetos, es posible tratar sus cuerpos consecuentemente con esa idea.

La reestructuración del lenguaje es crucial para el movimiento vegetariano. Nuestra sociedad enmascara el asesinato bajo un léxico elaborado que convierte a los cadáveres en ingredientes. El nombramiento del carnismo es otro paso hacia la liberación animal no humana; permite al vegetarianismo desafiar no solo la práctica de la producción y el consumo de carne, sino también a la ideología sobre la cual se sustentan tales actos. De esta manera, el objetivo principal del vegetarianismo no es simplemente la erradicación del consumo de carne, sino la abolición del carnismo.

Así concluye Melanie Joy el artículo “From Carnivore to Carnist: Liberating the Language of Meat” [De carnivoro a carnista: liberando el lenguaje de la carne] publicado en septiembre de 2001 en la revista Satya. Varios años más tarde, en 2009, Joy revisa y amplia su definición en un libro, transformado actualmente en un clásico, y cuya traducción en castellano apareció poco después: “Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas”.

En el mismo la autora de manera muy original y provocadora se adentra en el terreno de lo que llama carnismo, en las convenciones culturales y la empatía.

En su charla TED en Munich, Alemania, de 2015 titulada “Más allá del carnismo y hacia las elecciones racionales de alimentos auténticos”, Joy explica claramente qué es este término que ella misma acuñó:

Para adentrarse más en estas ideas, que como decíamos causaron (y causan) controversia tanto entre no veganos como en veganos, recomendamos la lectura de su obra: